Archivo de la etiqueta: Dieta Vegetariana

La anemia II

Hoy en día es un tópico que si no comes carne tendrás anemia. Es una idea tan extendida que incluso en la etapa pediátrica, cuando los bebés no tienen aún dientes, se les incluye la carne como alimento diario formando parte de los purés.

Continuación del post: La anemia I

Pautas alimenticias en la anemia

Además de incluir los alimentos lactofermentados citados anteriormente y de evitar los que dificultan su absorción, eliminaremos de nuestra dieta todos los comestibles que son sustancias transformadas por la industria alimentaria que son susceptibles de ser comidas.

Nos referimos al azúcar, la bollería industrial, las sopas de sobre, etc. Del mismo modo prescindiremos de los alimentos refinados como el pan, la pasta y el arroz blancos por su efecto desmineralizador, y sin lugar a dudas de la leche y todos los productos lácteos.

Incluiremos en nuestros menús una generosa proporción de cereales integrales y legumbres, y en menor cantidad tomaremos algas marinas (sobre todo nori y dulse), semillas oleaginosas y frutos secos.

Son igualmente ricos en hierro los pescados y los frutos del mar como almejas, mejillones, navajas, etcétera.

Al cocinar, aumentaremos un poco la cantidad de sal marina por su efecto calentador y por lo tanto tonificante de nuestro aparato digestivo.

Por último hay un condimento de la cocina tradicional japonesa llamado tekka que es una excelente fuente de hierro asimilable y un gran tónico general del organismo.

No podemos terminar nuestra enumeración sin recomendar llevar la zona digestiva protegida del frío, utilizando ropa de abrigo, emplastos de sal marina, sacos de semillas, parches de calor… evitando el uso continuado de la manta eléctrica.

Más sobre el hierro

Cuando en 1986 vivimos el episodio de la enfermedad de las vacas locas (encefalopatía espongiforme bovina), la gente se preguntaba agobiada: y si no como carne, ¿qué puedo comer?

El hierro es un nutriente muy abundante tanto en el reino animal como en el vegetal y los casos de anemia en los países ricos no estarían relacionados tanto con la carencia en la ingesta sino con la mala absorción.

De hecho en muchos casos vemos en la consulta pacientes con anemias crónicas muy importantes a pesar de tomar carne de forma habitual. En la práctica totalidad de los casos esos pacientes consumen elevadas cantidades de leche y derivados lácteos para “asegurarse” el aporte de calcio, como nos insiste la publicidad, estando además el azúcar y el pan blanco presentes a diario en su mesa.

Estas anemias de producen porque los alimentos refinados son altamente desmineralizadores y el calcio de los productos lácteos compite con el hierro en su absorción.

tabla vegetarianoTabla 1. Hierro asimilable en los alimentos

El gráfico precedente nos muestra cómo el hierro está presente tanto en los alimentos animales como vegetales.

Para desterrar el tópico de que la carne es rica en hierro, debemos decir que los pescados azules y los frutos del mar son más ricos que las carnes, tanto en hierro como en vitamina B12.

En el post anterior explicábamos que en los alimentos animales encontramos el hierro en forma ferrosa, que es como el cuerpo lo asimila, y en los vegetales lo encontramos en forma férrica, no asimilable. Sin embargo, en las dietas vegetarianas equilibradas el hierro férrico es fácilmente reducido a la forma ferrosa gracias a la vitamina C y por lo tanto se absorbe correctamente.

Entre los vegetales ricos en hierro destaca el alga dulse con 150 mg. de hierro por 100 gr.

Podemos concluir que no es imprescindible comer carne para prevenir la anemia si tenemos unos conocimientos mínimos sobre cómo alimentarnos.

Hacer dieta vegana para muchos es sinónimo de salud, y nada más lejos si lo único que hacemos es no comer carne, ni otros alimentos de origen animal, y en cambio tomamos alimentos refinados, dulces veganos, alcohol, fumamos, etc. Se puede hacer una alimentación vegana siempre que la dieta sea equilibrada  en cuanto a la elección de los diferentes grupos de alimentos, la proporción en la que los consumimos, así como la frecuencia con la que los tomamos. Además debemos tener la flora intestinal en buen estado como veremos en el próximo post.

Continúa en el post: La anemia III

Dieta vegetariana y Salud

Más allá de las corrrientes que defienden no comer carne por respeto a los animales, hoy profundizamos en un tema que despierta mucho interés: si la dieta vegetariana es saludable.

Cada día más personas que acuden a mi consulta, alumnos, seguidores de las redes… me preguntan sobre la dieta vegetariana: si es saludable, si puede tener carencias o si por el contrario tiene ventajas.

Los dietistas clásicos alertan sobre las posibles carencias nutricionales, y por otro lado muchas corrientes filosófico-espirituales afirman que una alimentación exenta de alimentos animales favorece la evolución espiritual y el tener el cuerpo «limpio», sin entrar en otras consideraciones como son las de no sacrificar animales para alimentarnos.

Ateniéndonos a la composición química de los alimentos, podemos afirmar que en el reino vegetal existen los mismos nutrientes que en el reino animal, luego sería posible alimentarse exclusivamente de alimentos de calidad vegetal, sin tener problemas de salud.

Luego en términos teóricos afirmaríamos que consumiendo sólo alimentos vegetales podemos obtener los nutrientes necesarios para estar en salud, aunque para ello deberíamos tener una información precisa sobre cómo combinar los diferentes alimentos, de modo que no se produzcan carencias, sobre todo en lo que concierne a las proteínas.
SIGUE LEYENDO

Las dietas más naturales II

vegetariana

Dentro de las dietas consideradas “sanas” se incide en no comer alimentos de origen animal y/o en no utilizar el fuego, hoy explicamos qué hay de cierto es esos tópicos. Yo propongo mirar a las tradiciones milenarias de la humanidad, es decir, ver de dónde venimos y cómo los diferentes pueblos se han adaptado a su entorno en términos de alimentación para saber cómo comer.
SIGUE LEYENDO