Archivo de la etiqueta: Recetas ricas en Hierro

Mijo con calabaza

Hoy compartimos un plato especialmente indicado para ayudar a regular el deseo de dulce. Del mismo modo, favorece la paz interior, el equilibrio interno y la serenidad.

Ingredientes:

Ponemos el mijo en un colador grande y lo lavamos bajo el grifo, escurrimos bien y lo reservamos.

Pelamos la calabaza, la lavamos y la troceamos muy menudita. Ponemos en una cazuela aceite de oliva virgen extra, añadimos la verdura y sal marina. Salteamos a fuego vivo durante cinco minutos. Añadimos el mijo y lo rehogamos junto con la calabaza.

Ponemos tres tazas de agua filtrada o embotellada por cada taza de mijo y cocinamos a fuego lento durante 25  minutos con la cazuela tapada. Si se queda muy seco o soso y aún no ha terminado la cocción, podemos añadir un poco más de agua y/o de sal.

Opcionalmente podemos pasar la mezcla por un pasapurés para conseguir una textura homogénea. A la hora de servir añadiremos una cucharadita de gomasio por cada ración.

Si no vamos a comer en el momento todo el mijo que hemos cocinado, lo podemos pasar a un recipiente previamente mojado con agua fría, porque este cereal no se queda suelto como el arroz ya que tiene tendencia a endurecerse. De ese modo es más fácil de manejar en un uso posterior, permitiendo cortarlo en lonchas o en tacos y así poderlo recalentar.

Sopa de verduras con alga dulse

Hoy compartimos una deliciosa sopa invernal, excelente para entrar en calor y tonificar a nuestro aparato digestivo para mejorar la digestión.

Ingredientes:

Lavamos y troceamos finamente la cebolla y la zanahoria. Ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando alcanza el punto de ebullición añadimos las verduras y la sal marina. Mantenemos la cocción 20 minutos a fuego medio.

A continuación retiramos la sopa del fuego y añadimos una cucharadita de miso de cebada no pasteurizado por cada ración de sopa. Para evitar los grumos es muy útil un colador de miso.

Antes de servirla ponemos en el plato una cucharada de copos de alga dulse para cada persona. Para decorar podemos utilizar unos tacos de pepino.

¡Buen provecho!

Sopa de soja verde con cebolla fresca

Hoy os proponemos un plato con una legumbre ligera y por lo tanto muy digestiva. Se trata de la judía mungo, conocida como soja verde, aunque en realidad tiene el mismo parentesco con la soja que el resto de las legumbres, como garbanzos, lentejas, guisantes o habas. Por eso la pueden tomar todos aquellos que por una u otra razón no consumen soja.

Ingredientes:

Lavamos bien la soja y la ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior. Hacemos lo mismo con un trozo de alga dulse.

Al día siguiente descartamos el agua del remojo de las legumbres, las ponemos en una cazuela con agua filtrada o embotellada en cantidad suficiente y añadimos el alga troceada con su agua de remojo.

Cuando comienzan a hervir bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción unos 20 minutos. Mientras, lavamos y troceamos las cebolletas. Las salteamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal marina en una sartén.

Destapamos la cazuela y añadimos el sofrito de las verduras junto con la sal marina. Mantenemos la cocción con tapa durante cinco minutos más. Justo antes de retirar del fuego, añadimos una cucharadita de tamari por cada ración que hayamos cocinado.

 

Lentejas con cebolla y zanahoria

Hoy compartimos un potaje ligero sustituyendo los embutidos tradicionales por una pequeña cantidad de algas.

Ingredientes:

Lavamos bien las lentejas y las ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior.

Al día siguiente, descartamos el agua del remojo, las enjuagamos y las cocinamos en una cazuela con agua filtrada o embotellada y sin sal. Cuando comiencen a hervir, bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción unos 30 minutos.

Mientras, lavamos y troceamos una pequeña cantidad de cebolla y zanahoria. Salteamos las verduras con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal marina en una sartén. Destapamos la cazuela y añadimos el sofrito de las verduras junto con la sal marina. Mantenemos la cocción con tapa durante 15 minutos más. Justo antes de retirar del fuego, añadimos una cucharadita de tamari por cada ración que hayamos cocinado.

Ya en el plato añadimos una cucharada sopera de alga nori en copos para «enriquecer» el plato.