El horno microondas

Después de nuestra reciente publicación sobre La importancia del tipo de fuego en la cocina no podemos dejar de hablar de la cocina con microondas.

¿Cómo funciona un horno microondas?

Las microondas son una forma de energía electromagnética, similar a las ondas de luz o de radio. Se utilizan para emitir señales telefónicas de larga distancia, programas de televisión, información de ordenadores tanto en la tierra como en el espacio…

Cada horno microondas contiene un magnetrón, es decir un tubo en el cual los electrones son afectados por campos eléctricos y magnéticos de tal forma que se produce una emisión de ondas electromagnéticas que interactúa con las moléculas del alimento.

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1.000 vatios de corriente alterna. Cuando las microondas generadas desde el magnetrón bombardean a los alimentos, hacen que las moléculas del agua que contienen cambien su polaridad varios millones de veces por segundo. Y es precisamente la agitación que crea esa fricción molecular la que calienta los alimentos.

De todas las moléculas que son polares, el oxígeno de la molécula del agua es la que reacciona con más facilidad. Así es como se genera el calor al cocinar en el microondas, por fricción violenta de las moléculas de agua.

La propagación de la energía con ondas electromagnéticas es una forma de radiación, por lo que al calentar los alimentos en el horno microondas los estamos radiando.

Pensemos que entre las precauciones de su utilización los fabricantes nos insisten en el cuidado de que la puerta está bien cerrada para que no haya fugas ya que una emisión de baja intensidad de ondas electromagnéticas es especialmente peligrosa si el órgano sobre el que incide es el cristalino del ojo, ya que puede producir cataratas. Es igualmente peligroso para aquellas personas que llevan marcapasos, ya que se puede provocar alteraciones en la frecuencia de estos aparatos cardíacos.

Cualquier fuga de estas ondas supone una exposición miles de veces superior a la que estamos acostumbrados en la naturaleza, luego ya podemos intuir cómo afectarán esas radiaciones a los alimentos.

La intuición de nuestros mayores

Algunas personas mayores se mostraron muy recelosas ante la aparición de un horno que calienta los alimentos de “dentro a fuera”, es decir: el calor se genera dentro del alimento por fricción molecular, no hay una fuente de calor externa (leña, carbón, gas) como ha existido desde la invención del fuego.  La cocción por microondas comienza dentro de las células y de las moléculas donde hay agua, y es ahí donde la energía se transforma en calor por fricción.

En otros casos la intuición les permitía hacer afirmaciones como la siguiente: si asar un besugo en el horno tradicional cuesta 20 minutos y el microondas lo hace en un minuto, “algo debe tener”. Esa expresión es producto de la comprensión de una ley universal que dice: “todo lo que tiene cara, tiene reverso, y cuanto mayor es la cara, mayor el reverso. Toda “ventaja” conlleva aparejada una “desventaja” de la misma magnitud. Al considerar la rapidez con la que calienta, tener en cuenta que “la velocidad mata”.

Estudios sobre los efectos nocivos de los hornos microondas sobre la salud

Existe una amplia literatura sobre los efectos perjudiciales de esta forma de cocinar, de los que referimos un breve resumen.

Efectos sobre los alimentos

Según los últimos estudios realizados por institutos de consumo europeos independientes, los hornos de microondas pueden alterar la composición molecular de los alimentos.

Existen investigaciones que informan de una degradación estructural de los alimentos que da como resultado una disminución del valor nutricional de estos de entre un 60 y un 90 %.

Por ejemplo, el ácido fólico, una vitamina del grupo B básica para la formación de la sangre e importante para el desarrollo del sistema inmunitario y el crecimiento, desaparece en los alimentos tratados con microondas cinco veces más rápido que en los alimentos cocinados convencionalmente.

La riboflavina (vitamina B2) también disminuye mucho más rápido cuando se cocina en el horno microondas que con la cocción convencional; asimismo, existen pérdidas considerables en las vitaminas B1, B6 y en la C.

Del mismo modo, se altera la estructura proteínica de los alimentos. Cuando se pasteuriza la cerveza con un secador de microondas, aparece una nueva proteína en una concentración cinco veces superior a lo normal.

Por otra parte, la mioglobina, sustancia pigmentaria natural de la carne, tiende a desaparecer con la técnica de microondas.

En cuanto a los hidratos de carbono, en las patatas, se crean unas sustancias consideradas cancerígenas similares a los peróxidos. Las paredes celulares de coliflores y zanahorias aparecen completamente desagarradas, al contrario de lo que sucede con la cocina tradicional.

La radiación al provocar una destrucción y deformación de las moléculas de los alimentos y crea nuevos compuestos llamados “radiolíticos” que no existen en la naturaleza.

Si consumimos alimentos alterados, sería sensato preguntarse sobre el modo en el que esas sustancias modificadas van a afectar a nuestra propia estructura celular.

La doctora Lita Lee en su libro “Health Effects of Microwave Ovens” afirma que el horno microondas emite una radiación electromagnética que daña a los alimentos y convierte a las sustancias cocinadas en productos tóxicos peligrosos y carcinógenos.

Efectos biológicos

La exposición a la emisión de microondas también tiene un efecto negativo impredecible sobre el bienestar general de las personas.

Ya en los años 90 del siglo pasado, los doctores Hans Ulrich Hertel y Bernard H. Blanc de Instituto Federal Suizo de Tecnología y del Instituto Universitario de Bioquímica hicieron un estudio para observar la diferencia entre los valores sanguíneos de los sujetos que comían alimentos cocinados del modo tradicional y los que comieron los mismos alimentos cocinados en horno microondas.

Las diferencias fueron significativas: las personas que tomaban alimentos cocinados con microondas tenían disminuidos los valores de hemoglobina y colesterol, así como de linfocitos en relación con el grupo de control.

En otros estudios se ha detectado efectos fisiológicos negativos como pérdida de memoria, falta de capacidad de concentración, supresión del umbral emocional, enlentecimiento de los procesos intelectuales, sueño interrumpido, etc.

Reflexiones antes de utilizar el horno microondas:

El consumo continuado de alimentos cocinados en el horno microondas puede causar daño cerebral permanente como pérdida de memoria, de capacidad de concentración, inestabilidad emocional y reducción de la inteligencia.

Una alimentación basada en alimentos procesados en el horno microondas puede causar deficiencias en el sistema inmune y alterar la producción de hormonas sexuales. Del mismo modo se puede favorecer la multiplicación de las células tumorales en diferentes tipos de cáncer. Ya que se favorece la formación de radicales libres con el consiguiente aumento de los niveles de oxidación.

Podemos sufrir de desnutrición gracias a la reducción del valor nutricional que sufren los alimentos de partida, y además, nuestro organismo no puede metabolizar los productos desconocidos que se generan en los alimentos expuestos a la radiación de microondas y consecuentemente esas sustancias permanecen de forma indefinida en nuestro organismo.

Por lo tanto, si tenemos un horno microondas en nuestro hogar, debemos considerar si nos desprendemos de él o en el caso de utilizarlo, hacerlo de forma ocasional y prudente dado que los perjuicios superan con creces a los beneficios.

Escribiendo estas líneas me viene a la memoria el gran alarde publicitario que hizo uno de los mejores restaurantes de nuestro país, explicando que había modernizado la cocina poniendo todo tipo de aparatos eléctricos y de microondas para poder seguir ofreciendo un buen servicio a sus clientes y mantener la calidad de siempre, pero estando al día… ¡Sin comentario!

Igualmente invito a reflexionar a muchas parejas jóvenes que cocinan sólo en microondas, incluyendo el calentamiento de los biberones de sus hijos.

La incontinencia urinaria no es cosa de la edad

La incontinencia urinaria no es una cuestión de edad. Puede aparecer antes de los 40 y no afecta solamente a las mujeres como nos hace creer la publicidad, aunque se produzca con más frecuencia que en los hombres.

En España afecta a 6.500.000 personas, luego no es una cuestión menor. Se manifiesta en una de cada tres mujeres frente a uno de cada cuatro varones, aunque el impacto emocional en ellos es mucho mayor.

En la actualidad afecta al 50 % de las mujeres mayores de 60 años, al 30 % de las de mediana edad y al 20 % de las jóvenes. En los hombres afecta al 25 % a partir de los 40 años y aumenta progresivamente con la edad.

Muchas veces ocurre al reír con fuerza, al estornudar, al practicar deporte, al bailar…

La medicina explica que la causa principal de este desorden es la debilidad de la musculatura de la parte baja del abdomen. Cuando falla ese conjunto de músculos llamado suelo pélvico los órganos que sostienen la vejiga y el resto de los órganos, se desplazan y pueden dar lugar a las temidas pérdidas. Consecuentemente las recomendaciones son fortalecer el suelo pélvico y aumentar el control sobre el esfínter.

Lo que no se contempla en ningún caso es el efecto nefasto que tienen algunos alimentos sobre la relajación de los esfínteres y el debilitamiento del suelo pélvico.

Un sobreconsumo de alimentos yin como azúcar, dulces, bollos galletas, productos lácteos, refrescos, zumos… favorece la laxitud de los músculos y la falta de control de esfínteres. Esta afirmación no está hecha a la ligera, está sustentada en más de 35 años de experiencia clínica contemplando la corrección de la alimentación en este tipo de desorden.

En la mayoría de los casos la vuelta a la normalidad es rápida y sencilla. Se trata de conocer el comportamiento de los alimentos más allá de su composición química y observar el resultado tras el cambio de alimentación.

Crema de café

Hoy compartimos un postre ligero y sencillo de elaborar para los amantes de lo dulce.

Ingredientes:

Crema blanca (para la decoración):

  • Cuatro cucharadas soperas de kuzu
  • Un bol de amasake de arroz
  • Dos cucharadas soperas de puré de almendras blanco

Preparamos un café de cereales concentrado dejándolo hervir en dos boles de agua durante 10 o 15 minutos. Filtramos el café y lo reservamos en una cazuela. Añadimos la sal y la malta de cebada y lo calentamos suavemente.

Diluimos el kuzu en cuatro cucharadas soperas de agua fría y lo añadimos a la preparación. Hervimos durante dos o tres minutos removiendo constantemente con una espátula, justo hasta que espese. Ponemos la crema resultante en copas individuales y dejamos que se enfríe. Decoramos con crema blanca si es nuestro gusto.

Crema blanca:

Ponemos el amasake en una cacerola y lo calentamos suavemente. En un bol, diluimos el kuzu en tres cucharadas soperas de agua y después añadimos el puré de almendras y lo mezclamos con el amasake.

Hervimos la mezcla final durante dos o tres minutos removiendo constantemente hasta que espese. Pasamos el contenido a una manga pastelera y decoramos las copas que hemos preparado anteriormente.

Es postre se puede refrigerar antes de consumirlo, según los gustos.

Estimula al cerebro y gana memoria

La edad es un factor que contribuye a la pérdida de memoria al igual que otras capacidades, como la vista, el oído o la flexibilidad, pero cada uno de nosotros podemos acelerar o frenar este proceso según cuales sean nuestros hábitos cotidianos.

La Universidad de Rush (EE. UU.) reveló en un estudio que las personas que leen y escriben de forma habitual sufren un deterioro de la memoria un 32 % menor que el correspondiente a su edad. Por el contrario, aquellos que no estimulan al cerebro permiten que el deterioro de la memoria sea un 48 % superior al esperado por el paso del tiempo.

Pero además de leer y hacer crucigramas tenemos una herramienta de primer orden para frenar el envejecimiento, tanto general, como cerebral: la alimentación.

Para que nuestro cerebro apenas envejezca es primordial evitar los alimentos procesados de origen animal como embutidos, salazones, quesos curados, tabaco… los que categorizamos como yang, por su efecto favorecedor de la arteriosclerosis.

Del mismo modo prescindiremos del azúcar, la leche y sus derivados, la cafeína, el alcohol y los alimentos refinados, todos ellos alimentos yin, ya que están implicados en la aparición de la anemia. Recordemos que la hemoglobina es el transportador de oxígeno a nuestras células y el cerebro es el órgano que más oxígeno consume en relación con el resto de los órganos de cuerpo. Por eso, cuando padecemos anemia la actividad cerebral disminuye de forma notoria.

Nuestra dieta debe girar en torno a los cereales integrales, las legumbres y las verduras como alimentos preferentes, siempre de calidad ecológica.

La generosidad nos hace felices

Estas fechas tan entrañables nos invitan a hacer algunas reflexiones profundas acerca del porqué de las cosas. Hoy te mostramos una sencilla herramienta para gozar y ser felices: la generosidad.

Un día una madre intentando educar a su hijo le dijo: hijo, hay que ser generoso, ya que, en la vida, si das, recibes. El niño, que aún era pequeño respondió: eso es mentira mamá, porque que ayer le di un beso a mi abuela y no me dio la paga.

La idea es que amar es dar, entregarse, compartir, cooperar… por eso, cuando das, la vida te devuelve satisfacción y felicidad. La madre que era sabia poseía el conocimiento, y ahora un trabajo científico le da la razón.

Un estudio reciente de la Universidad de Pensilvania (USA) ha demostrado que las estrategias egoístas no conducen al éxito y por lo tanto a la satisfacción. La comprobación se ha hecho tanto con personas como con animales y, curiosamente, los resultados han sido los mismos.

La generosidad es lo que da felicidad, la cooperación favorece el bienestar y nos permite evolucionar. ¡Seamos felices!

La actitud ante la enfermedad

Wilhelm Reich (1897-1957) fue médico psiquiatra y uno de los pensadores más lúcidos y revolucionarios del siglo XX. En 1937 describió a grandes rasgos cómo el psiquismo puede influir en la aparición de la enfermedad.

Este hecho ha sido comprobado por numerosos investigadores y las manifestaciones de los desequilibrios acontecen en el plano físico y en el energético simultáneamente siempre. Hay aspectos que crean el terreno que favorece la aparición de la enfermedad, como la tendencia a la pasividad, la represión habitual de las emociones, el sentimiento de fatalidad.

Si hacemos una lectura inversa, comprobamos que también hay múltiples trabajos que muestran que los pacientes luchadores y optimistas, tienen generalmente una esperanza de vida mucho mayor que los enfermos resignados, que simplemente aceptan la desgracia de la enfermedad.

O. Carl Simonton (1942-2009) fue un médico especialista en radiología y oncología conocido por sus métodos alternativos en el tratamiento del cáncer. Comprobó cómo en los pacientes optimistas la radioterapia tenía mejores resultados que en lo pesimistas. Concluyó que la actitud del enfermo es un factor mucho más importante que el grado de evolución de la enfermedad, aunque el optimismo por sí solo no sea garantía de curación.

Basó su trabajo el campo de la Psiconeuroendocrinoinmunología y creó el Método Simonton que se centra en las interacciones entre la mente y el cuerpo: cómo las creencias, actitudes, elecciones de estilo de vida, perspectivas espirituales y psicológicas impactan nuestra fisiología y función inmunológica, y cómo pueden afectar dramáticamente a la salud.

De modo que la actitud ante la enfermedad es una poderosa herramienta en la recuperación de la salud y está al alcance de cada uno de nosotros.

La importancia del tipo de fuego en la cocina

Tipo de fuego

 

 

 

 

 

 

 

En muchos entornos se afirma que los alimentos cocinados con fuego de leña son mejores nutricionalmente y que no hay nada comparable a un guiso hecho en una cazuela de barro. Vamos a ver que tanto el tipo de fuego, como el agua y el recipiente en el que cocinamos son determinantes en el resultado de lo que comemos.

Las personas partidarias del progreso a ultranza, de la modernidad a cualquier precio, suelen preguntar sobre la comprobación científica de tales afirmaciones. Pues bien, hace más de tres décadas el doctor Rudolph Hauschka en su obra “Ciencia de la Nutrición” describe unas investigaciones que dan la justificación a estas preferencias. Demuestran, sin lugar a dudas, que la calidad del agua está influenciada por el tipo de calor empleado para calentarla, así como por la clase de recipiente empleado.

El agua representa la envoltura más directa del alimento que cocinamos, el recipiente estaría en el centro del proceso y el calor sería la envoltura más exterior y a la vez la más penetrante.

Rudolph Hauschka realizó el experimento que vemos reflejado en la imagen superior:

Puso a hervir agua destilada en un condensador de reflujo, empleando diversos combustibles, como electricidad, gas, carbón, leña y paja. El agua se mantuvo en ebullición durante veinte minutos y luego se enfrió a 170 C.

Esta agua se empleó más tarde para germinar unas semillas de trigo. Los granos se pusieron a germinar en recipientes de porcelana que contenían el agua tratada tal como acabamos de describir. Al cabo de diez días se midió la longitud de las hojas y de las raíces para cada tipo de combustible.
SIGUE LEYENDO

Acerca de la paz y la guerra

La expresión “somos lo que comemos” tiene muchos significados. Hoy hablamos sobre la influencia de la alimentación en el comportamiento.

En diferentes lenguas lejanas podemos ver los significados de algunas palabras cono son la guerra y la paz.

En China el término para paz, Wa, combina los ideogramas “grano” y “boca”.

En la India, el término védico para la guerra significa “guerra de vacas”.

Los antiguos orientales sabían intuitivamente que una alimentación compuesta por cereales integrales favorecía una sociedad pacífica y saludable, mientras un consumo excesivo de alimentos animales producía desórdenes personales y sociales.

En occidente, la epopeya “El Paraíso Perdido” John Milton atribuía un pasado feliz y en paz a una forma de vida sustentada por los cereales y las verduras.

En “La República” de Platón, Sócrates afirmaba que una dieta de calidad vegetal era la esencia de la paz.

No deja de ser sorprendente que los estudios antropológicos, sociológicos e históricos modernos estén confirmando la sabiduría del pasado.

En un simposio sobre antropología y violencia social la antropóloga Margaret Mead propuso unos cambios radicales en la dieta para prevenir las guerras actuales. Se trataría de no usar animales como fuente de alimento, de modo que, respetando la vida animal, por extrapolación se respetase la vida humana.

El profesor Quincy Wright, después de estudiar 600 culturas primitivas concluyó que la lucha armada es más prevalente en las sociedades donde los alimentos animales son dominantes en la dieta que en las más vegetarianas.

Clasificó las sociedades modernas según la cantidad de guerras en las que han participado en los últimos cinco siglos, comprobando cómo los países accidentales, con Inglaterra a la cabeza, cuya alimentación es predominantemente carnívora participaron en más guerras que los países orientales como China y Japón de tradición más vegetariana.

La lista de estudios es interminable, en el Líbano, Alemania, Rusia, etcétera.

Si estudiamos zoología podemos observar que los animales carnívoros tienen una conducta agresiva, frente a los herbívoros en los que predomina un comportamiento defensivo.

Como los seres humanos somos omnívoros, es decir, podemos consumir alimentos tanto de calidad animal como vegetal, debemos valorar si los alimentos animales deben ser la base o el complemento de la dieta.

Pastel de Trigo Sarraceno

Hoy compartimos un plato calentador adecuado para la estación en la que acabamos de entrar que nos va a ayudar a prevenir desde los enfriamientos hasta los dolores musculoesqueléticos asociados al frío.

Ingredientes:

Lavamos las algas y las escurrimos en un colador, a continuación, las ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada durante 15 minutos. Cuando las vayamos a utilizar, reservamos el agua del remojo para otro uso.

Lavamos el trigo sarraceno. Lo ponemos a cocer tapado, con dos tazas de agua filtrada o embotellada, un poco de sal marina y las tres rodajas de jengibre durante 20 minutos.

Mientras se cuece, picamos la col lombarda y la escaldamos unos siete minutos. A continuación, rehogamos la cebolla con las algas arame en una sartén y añadimos la lombarda escaldada.

Cuando el trigo está cocido, retiramos el jengibre y si el salteado ya está en su punto, lo mezclamos todo. Pincelamos un molde con aceite y ponemos el pastel al horno suave durante 40 minutos… y ¡a comer!

 

La luna llena influye en el sueño

La Universidad de Basilea ha demostrado que la luna llena afecta a la calidad del sueño. Se ha observado que durante la luna llena tardamos más en conciliar el sueño y dormimos menos tiempo. Así mismo la calidad del sueño es peor. Los estudios han mostrado que, durante la luna llena, la actividad cerebral en las áreas relacionadas con el sueño profundo disminuye en un 30 por ciento.

La clave para comprender este fenómeno es que durante la luna llena la energía es más expansiva/yin y esta manifestación favorece la activación cerebral y la vigilia.  Si habitualmente tenemos tendencia al insomnio, es conveniente que durante la luna llena reduzcamos el consumo de alimentos yin como los dulces, los estimulantes, los batidos… para no pasar las noches en vela.

Para más información ver el post: “Los alimentos yin”