Reflexiones sobre las técnicas de reproducción asistida I

Definimos la esterilidad como la pérdida de la capacidad reproductora tras un año de relaciones sexuales sin usar ningún anticonceptivo. Otra cosa es la infertilidad que se define como la incapacidad para tener un hijo vivo, a pesar de la concepción, como en el caso de las mujeres que presentan abortos repetidos.


La mayoría de estudios coinciden en que solo un 20%-30% de las parejas consiguen un embarazo al primer mes de intentarlo, aproximadamente el 60% lo consiguen a los tres meses, el 70% a los 6 meses, el 85% al año y el 90% a los dos años. En la actualidad la tasa de esterilidad es del 15% y va en aumento. Se calcula que 1200 parejas por cada millón tienen problemas de fertilidad y cada año habrá 44000 parejas estériles más. Podemos decir que la esterilidad es adquirida, es decir no nacemos con ella y es más alta en los países industrializados donde hay altos niveles de contaminación química y electromagnética. La medicina aconseja a las parejas jóvenes con problemas para procrear de manera natural, que se decidan por la reproducción asistida, como la inseminación artificial o la fecundación in vitro.

Las causas

Son causas comúnmente admitidas, la disminución en la cantidad y la calidad de los espermatozoides en el caso de los varones y la débil reserva ovárica en las mujeres; en este caso se contempla la edad como un factor limitante. Pero nos tenemos que preguntar acerca de las causas de la deficiente calidad de las células reproductoras y el porqué este hecho está aumentando en las parejas jóvenes en comparación con las de sus progenitores.

El problema de la esterilidad, contrariamente a lo que la gente piensa no es una cuestión exclusivamente femenina, el porcentaje de hombres estériles es igual al de las mujeres. En el caso de los varones solo se procede a seleccionar los espermatozoides más vitales pero no se les somete a ningún tipo de estimulación hormonal… no ocurre lo mismo en el caso de las mujeres.

Un poco de fisiología

La ovulación espontánea de la mujer es un proceso que se inicia al principio del ciclo menstrual y que culmina aproximadamente el día 14. Durante este tiempo, en los ovarios comienzan a desarrollarse muchos folículos y cuando uno de ellos alcanza un tamaño mayor que el resto se produce la inhibición de los otros para evitar que lleguen a madurar varios óvulos a la vez. Es decir, nuestra fisiología está programada para producir un solo óvulo cada mes.

La estimulación ovárica

Con la intención de ir más allá de lo que permite la naturaleza, se administran hormonas como el citrato de clomifeno, para el desarrollo de varios óvulos maduros, después se ponen gonadotropinas para desencadenar la ovulación de múltiples folículos, cosa que ya hemos explicado que no ocurre en condiciones normales. Luego se pauta progesterona o más dosis de HCG para preparar al endometrio y permitir una correcta implantación del embrión.
A pesar de “hacer más” que lo que hace la naturaleza la consecución de embarazo con los tratamientos de reproducción asistida oscila entre un 15-30%, esto nos sugiere que debemos pensar en otro tipo de abordaje en cuestiones de esterilidad.

Continua en el post: “Reflexiones sobre las técnicas de reproducción asistida II”

Post relacionados: “La pérdida de la capacidad reproductora I y II”

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    2 comentarios en “Reflexiones sobre las técnicas de reproducción asistida I

    1. Hola, tengo 41 años, y con 40 años tuve mi primer embarazo al mes de intentarlo, después de 12 semanas sufrí un aborto, a causa de un higroma quistico. Después de un año de recuperación física y psicológicamente, volví a quedarme embarazada, con 41, y a las 6 semanas volví a perderlo por causas desconocidas. Mi pareja y yo, llevamos una alimentación macrobiótica-mediterránea, no fumamos, ni tomamos ningún tóxico, mi exploración ginecológica y mis ciclos son regulares, jamás problema alguno. Mi analítica es normal. Hacemos ejercicio regular, y llevamos una vida tranquila. Deseamos ser padres, pero hemos visto que naturalmente no está pudiendo ser. Con cada aborto, me siento más débil, y desilusionada, así que la opción de la FIV en este caso, dada mi edad, cobra con el tiempo más sentido. Nunca pensé en llegar a esta situación, y puedo estar de acuerdo con parte de este artículo, los efectos negativos de la estimulación ovarica, o la congelación de embriones, etc…, pero también he visto como la FIV ha traído a niños sanos al mundo, y ha evitado el infortunio de parejas que sin una razón médica definida, y un buen estado de salud, padecen la infertilidad. Gracias por este artículo y otros dedicados a la mujer

      1. Hola Alex, gracias por compartir mi forma de entender la nutrición y la salud.
        Efectivamente en el texto ya explico que el método tiene un porcentaje de éxito que, a pesar de ser escaso, permite el que nazcan niños mediante esa técnica.
        De cualquier modo la finalidad del artículo es advertir de que es un procedimiento que no está exento de riesgos para las mujeres.
        Un saludo,

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *