Archivo de la etiqueta: glucosa

Los efectos nocivos del azúcar I

Hoy comenzamos una serie de post en los que profundizamos en los efectos nocivos del azúcar: un polvo blanco que no existe en la naturaleza y cuyo consumo es alarmante.

En las últimas décadas la cantidad de azúcar que tomamos ha aumentado de forma importante. Este consumo no es sólo directo, sino formando parte de postres, refrescos, helados, conservas, etcétera.

En la información sin procesar de la mayoría de los españoles, (esa de he leído en alguna parte… o dicen que…) están frases como «el azúcar es imprescindible» o esa otra que popularizo Francisco Grande Cobián en un anuncio televisivo donde afirmaba que «el cerebro necesita azúcar».

Lo que en realidad necesitamos, y es imprescindible, es la glucosa. El deterioro de la salud en relación al consumo de azúcar es una muestra clara de la confusión existente entre glucosa, azúcar, almidón e hidratos de carbono, que es intencionada con toda seguridad.
SIGUE LEYENDO

Sobreconsumo de proteínas animales y arteriosclerosis II

iStock_000016957391Medium

Hoy continuamos con el apasionante trabajo de los doctores L. y T. Wendt, sobre el lugar de almacenamiento en nuestro organismo de las proteínas consumidas en exceso.

Continuación del post: Sobreconsumo de proteínas animales y arteriosclerosis I

Consecuencias del engrosamiento de la membrana basal de los capilares

Para que la glucosa pueda pasar a través de la membrana basal engrosada nuestro cuerpo produce un aumento de la presión de difusión de ésta en la sangre, lo que conduce a una elevación de los niveles de glucosa sanguíneos que no son resultado del aporte alimentario, sino del propio proceso de regulación.

Así pues, la causa de la diabetes en los adultos reside en una membrana basal engrosada y no en una falta absoluta o relativa de insulina, como sostiene la tesis en vigor de los médicos endocrinos.

La difusión del oxígeno a través de la membrana basal engrosada se ve retardada al igual que en el caso de la glucosa, hecho que se compensa mediante un aumento de la tensión en la luz capilar (la amplitud o grosor del vaso sanguíneo).

Esta situación provoca a su vez un aumento del número de hematíes y de hemoglobina. Así pues, podemos afirmar desde la comprobación científica del hecho en sí que la causa de la poliglobulia, policitemia y los elevados valores del hematocrito que presentan las personas sobrealimentadas es debida a un engrosamiento de la membrana basal.
SIGUE LEYENDO