Alteraciones hormonales femeninas II

Cuando se dice que el ciclo menstrual es un ciclo lunar, en pocos casos se ahonda hasta comprender la profunda relación que existe entre todos los fenómenos de la naturaleza que rigen la vida. Las fases de la luna, las mareas, la menstruación… Descubre lo que las une.

Continuación del post: Alteraciones hormonales femeninas I

El equilibrio hormonal en la mujer

En las mujeres es donde más claramente se ve la influencia de las fuerzas del cielo y de la tierra y estas fuerzas son determinantes en el equilibrio hormonal.

La producción de hormonas sigue un ritmo lunar y da lugar al ciclo menstrual con la posibilidad de fecundación y consiguiente reproducción de la especie.

En el ciclo lunar observamos la fase decreciente que da lugar a la luna nueva y la fase creciente que da lugar a la luna llena, y en el ciclo menstrual observamos la fase proliferativa que da lugar a la ovulación y la fase secretora que da lugar a la menstruación.

Así cuando en una mujer hay un buen equilibrio entre las fuerzas del cielo y de la tierra ovula en luna nueva y menstrúa en luna llena.

Figura 1. Relación ciclo menstrual ciclo lunar

En todos los fenómenos de la naturaleza, “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Esta frase en occidente es la que explica el principio de conservación de la energía, pero no se utiliza en ningún momento para conocer y comprender los procesos de la naturaleza.

Sin embargo la visión oriental de la vida y de las cosas está profundamente asentada en ese principio como veremos a continuación. Nos va a interesar esta visión oriental sobre todo en la aplicación a la comprensión del origen de las enfermedades y a su curación.

El yin y el yang: definición

Cuando se habla del yin y el yang en occidente se tiende a definirlos como conceptos estáticos: frío/calor, hombre/mujer, día/noche, etc. Pero en realidad esos términos son tan sólo las manifestaciones del perpetuo cambio de la energía.

Yin es la manifestación de la energía de la tierra, en consecuencia ascendente, expansiva y centrífuga, es la que anima y da vida al reino vegetal.

De modo que los vegetales son energéticamente yin y tienen como atributos lo blando,  húmedo, frío y dulce.

Yang es la manifestación de la energía del cielo, es decir descendente, contractiva y centrípeta, es la que anima y da vida al reino animal.

Así los animales son energéticamente yang y sus atributos son lo duro, seco, caliente y salado.

hormonales1

Tabla 1. Clasificación  Yin y Yang

La universalidad del yin y el yang la podemos ver en algunos fenómenos cotidianos como expresión de la manifestación de dos fuerzas antagónicas y complementarias. Lo que para unos es la estructura y la función, para otros es la materia y la energía. A partir de estos ejemplos comprendemos que  la visión energética no es un orientalismo, se trata de una comprensión global.

  • El mundo de la electricidad, así como el del magnetismo, están compuestos por las dos polaridades, la carga positiva (yang) y la carga negativa (yin).
  • El equilibrio en la sangre bascula entre la alcalinidad y la acidez, entre la proporción de glóbulos rojos (yang) y de glóbulos blancos (yin).
  • El equilibrio del sistema nervioso autónomo depende de la relación complementaria entre el parasimpático (yang) y el simpático (yin).
  • El corazón, cuando funciona bien, muestra el equilibrio entre la sístole (yang) y la diástole (yin).
  • El ciclo menstrual es la expresión del equilibrio entre la ovulación (yang) y la menstruación (yin).
  • El metabolismo es el resultado de dos fenómenos antagónicos complementarios: el anabolismo (yang) y el catabolismo (yin).

Los alimentos: materia y energía

Sólo si contemplamos a los alimentos desde la materia (composición química) y la energía (comportamiento funcional), podremos relacionar las alteraciones hormonales en relación con la forma moderna de comer.

Los alimentos de naturaleza yin tienen efecto expansivo, son blandos, impulsores y enfriadores. Dan lugar a las fases agudas de la enfermedad (irritación e inflamación) y, cuando se comen en exceso, favorecen las infecciones, alergias, enfermedades autoinmunes e inmunodeficiencia. Nos referimos al azúcar, miel, edulcorantes, dulces, helados, leche y derivados, zumos, batidos, frutas tropicales, especias, alcohol, té, chocolate y café, entre otros.

Los alimentos de naturaleza yang tienen efecto contractivo, son duros, estancadores y calentadores. Facilitan los depósitos de toxinas en forma de nódulos, pólipos, miomas, etc., y su exceso da lugar a muchos tipos de cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Hablamos de los huevos, quesos curados, embutidos, salazones, caza, carnes rojas, mariscos…

Continuará en el post: Alteraciones hormonales femeninas III

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    2 comentarios en “Alteraciones hormonales femeninas II

      1. Buenos días José Miguel,
        Gracias por fijarte en mi blog. En él publico temas de nutrición y salud donde comparto con todos vosotros pautas de alimentación, recetas, curiosidades, respuestas a dudas frecuentes que me formuláis… no es un lugar en el que emitir opiniones sobre productos comerciales como tú me pides.
        Con todo el cariño tengo que decirte, que no soy la persona indicada para recomendar el consumo de tal o cual producto. Sería muy atrevido e incluso irresponsable por mi parte hablar de aquello que no es de mi competencia.

        Un afectuoso saludo,

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *