Archivos anuales: 2019

Lentejas con cebolla y zanahoria

Hoy compartimos un potaje ligero sustituyendo los embutidos tradicionales por una pequeña cantidad de algas.

Ingredientes:

Lavamos bien las lentejas y las ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior.

Al día siguiente, descartamos el agua del remojo, las enjuagamos y las cocinamos en una cazuela con agua filtrada o embotellada y sin sal. Cuando comiencen a hervir, bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción unos 30 minutos.

Mientras, lavamos y troceamos una pequeña cantidad de cebolla y zanahoria. Salteamos las verduras con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal marina en una sartén. Destapamos la cazuela y añadimos el sofrito de las verduras junto con la sal marina. Mantenemos la cocción con tapa durante 15 minutos más. Justo antes de retirar del fuego, añadimos una cucharadita de tamari por cada ración que hayamos cocinado.

Ya en el plato añadimos una cucharada sopera de alga nori en copos para «enriquecer» el plato.

La llegada del frío

Comienza el otoño y para muchos el calvario de los resfriados, catarros, amigdalitis, faringitis… y otros males, por lo que hay que abrigarse y protegerse contra esos agentes externos como son  el frío y la humedad.

Hay personas que han comprobado que si viajan por ejemplo a Alicante o al sur durante el invierno, se resfrían menos, y en mi infancia se consideraba saludable cambiar de clima para mejorar la salud.

Debemos hacer una reflexión: hay personas que pasan el invierno entre un resfriado y otro y otras que no enferman durante toda la estación fría. ¿Cómo es posible, si la temperatura exterior es la misma para ambos grupos?


SIGUE LEYENDO

Dieta vegetariana y Salud

Más allá de las corrrientes que defienden no comer carne por respeto a los animales, hoy profundizamos en un tema que despierta mucho interés: si la dieta vegetariana es saludable.

Cada día más personas que acuden a mi consulta, alumnos, seguidores de las redes… me preguntan sobre la dieta vegetariana: si es saludable, si puede tener carencias o si por el contrario tiene ventajas.

Los dietistas clásicos alertan sobre las posibles carencias nutricionales, y por otro lado muchas corrientes filosófico-espirituales afirman que una alimentación exenta de alimentos animales favorece la evolución espiritual y el tener el cuerpo «limpio», sin entrar en otras consideraciones como son las de no sacrificar animales para alimentarnos.

Ateniéndonos a la composición química de los alimentos, podemos afirmar que en el reino vegetal existen los mismos nutrientes que en el reino animal, luego sería posible alimentarse exclusivamente de alimentos de calidad vegetal, sin tener problemas de salud.

Luego en términos teóricos afirmaríamos que consumiendo sólo alimentos vegetales podemos obtener los nutrientes necesarios para estar en salud, aunque para ello deberíamos tener una información precisa sobre cómo combinar los diferentes alimentos, de modo que no se produzcan carencias, sobre todo en lo que concierne a las proteínas.
SIGUE LEYENDO

La Medicina Biológica y la Macrobiótica

Descubre cómo dos grandes sabios procedentes de culturas bien distintas confluyen en su visión de la medicina global, holística, sanadora del individuo, más allá de la medicina sintomática moderna.

El sentido profundo de la medicina como arte curativa nos llega tanto de oriente como de occidente. No deja de ser curioso cómo en el siglo XIX personas de culturas tan diferentes como la europea y la japonesa llegan a las mismas conclusiones tras una vida de observación de las leyes naturales. Nos referimos a C. W. Hufeland (1.762-1.836) y a G. Ohsawa  (1.893-1.966).                 


SIGUE LEYENDO

Las algas y el cáncer de mama

En un experimento de Harvard School of Public Health se demostró que las algas tienen actividad antitumoral en estudios hechos con animales, “in vivo”. 

Los investigadores extrapolaron los resultados a la población japonesa que consume algas como alimento tradicional y que es un pueblo con un promedio de cáncer entre tres y nueve veces menor que en Norteamérica.

Las algas contienen fucanos que son sustancias de reconocida actividad antitumoral.  Este es sólo unos de los aspectos interesantes para considerar a las algas como unos poderosos alimentos/medicamento.

La cicatrización y la alimentación

Cuando nos hacemos una herida fruto de un traumatismo o provocada por una cirugía es importante que haya una buena cicatrización. Siempre que cura una herida, el tejido se contrae, se retrae y se seca; en este sentido, cuando hay una buena cicatrización los puntos de sutura no se abren, no hay supuración y la herida no se infecta.

Para que haya una buena cicatrización nuestro medio interno debe ser alcalino o, dicho de una forma coloquial, nuestra sangre debe estar salada.

Un sobreconsumo de alimentos yin, dulces, no favorece la cicatrización; una referencia clara la encontramos en las personas diabéticas, que tienen la sangre dulce, a las que les cuesta más curarse las heridas. En contraposición, todos sabemos lo saludable que resulta caminar por la orilla de la playa con el agua hasta las pantorrillas, y cómo contribuye este ejercicio a curar las ulceras varicosas que aparecen en las piernas.

En el lenguaje se identifica lo curado con lo salado, y no es casualidad: la sal cura.

Dependiendo del balance global de nuestra dieta, el resultado de la digestión puede ser ácido o alcalino; por eso si tenemos una herida podemos ayudar a su curación prestando atención a lo que comemos.

Si nuestra sangre debe ser salada para estar en salud, también contemplaremos que el balance de nuestra dieta sea alcalinizante. Para ello, además de consumir alimentos integrales y biológicos, dando preferencia a los cereales, podemos incluir todos los condimentos salados de la cocina oriental: el miso, el tamari, el gomasio y las ciruelas umeboshi.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:http://tiny.cc/qx7daz

La vitamina D

Hoy vemos otro ejemplo de un nutriente cuyos efectos van más allá de favorecer la calcificación, llegando a actuar hasta en casos de depresión severa. Estamos ante un cambio de paradigma en cuanto al efecto de los alimentos.